Julio corteja a Lupita mientras la de las participantes de la caravana les graba con su movil.

“Les acento el comandante de el planeo. Quedan 18 minutos Con El Fin De aterrizar. Vayanse peinando”, dice por el microfono Jose, el conductor, interrumpiendo por un ci?modo minuto la atronadora musica regueton que suena desde Madrid, realiza cinco horas. Las hembras desenfundan polveras asi­ como barras sobre labios. Llegamos al hotel Romero, un tres estrellas a cuatro kilometros de Merida. El antesala es descorazonador Existen cinco varones en la camino; 50 mujeres en el bus.

Julio corteja a Lupita mientras la de las participantes sobre la partida les graba con su movil. Jaime Villanueva

“La ultima vez nos recibieron con ramos sobre flores. Habia bastantes varones, pero 60 eurillos es bastante dinero”, informa una. “Se nota la crisis”, explica Gozalo. La caravana debido a visito este hotel el pasado abril. Quiza la polemica ayudo por lo tanto an absorber al publico. “Hicimos un cartel que decia ‘Caravana de mujeres, se garantiza a las primeros 55 solteros la empresa de chicas solteras’. Asi­ como se nos echaron encima las feministas —el autocar termino con una pintada en la que se leia “caravana machista”—. No obstante pagaban 60 euros y no ha transpirado una cosa habia que garantizar”, justifica Jose Romero, dueno del establecimiento. “Hemos suavizado el cartel. En seguida dice ‘convivencia sobre solteros”.

Julio, 37 anos de vida, amigo de Calamonte, esta maravillado con el ratio hombres-mujeres. “Lo de Internet nunca me fascina, bastante frio. Y nunca sere yo el que avise a ninguna persona mas”. Actualmente unico le interesa Lupita, sobre 44 anos, a la que conocio en la previo caravana. “Desde abril hablamos por telefono. Estoy muy enamorado. Voy a pedirle que se case conmigo”. El cortejo de Lupita entretiene a diferentes seis amigas y no ha transpirado por momentos recuerda un videoclip de Pimpinela. El novio se arrodilla para pedirle matrimonio entretanto las demas aplauden. La novia se rie y dice que falto argolla, nada de nada. Un tango con otro hombre desanima para terminar a Julio. Fernando nunca apps como echat dispone de expectativas tan altas. “A mi me gustaria elaborar una amistad, percibir mensajes en el movil por la manana, que alguien este pendiente sobre mi. ”.

La pareja intima en los ultimos minutos de el baile antes sobre regresar a Madrid. Jaime Villanueva

“Son timidos”

Tras la cena, metamorfosis. De los banos sobre este hotel sobre calzada a donde sobra el lugar y no ha transpirado falta bochorno persona empieza a salir una fila de escotes. Maria Isabel y no ha transpirado Maria Luisa, que da la impresion tener perdonado a su amiga por traerla enganada, se enfundan en dos elegantes vestidos de encaje asi­ como sendos collares de perlas. En el decorado, la cantante lleva una cosa parecido a un vestido de mama Noel. Desplazandolo hacia el pelo por fin aparecen los varones —a esta hora ya nunca tienen que pagar 60 euros—. Como habia preparado Bea al principio de el trayecto, son timidos. Pero la poblacion sobre la carretera incrementa sobre manera directamente proporcional al ritmo sobre cubatas que sirven las camareros.

Y si bien el ratio disminuye, sigue habiendo demasiadas de tan pocos. Algunas de las mujeres permaneceran inclusive las 3.30 sobre la madrugada, cuando sale el bus de dorso, moviendo el pie desde la silla, viendo danzar a las otros. Debido a lo comentaban permite un siglo, cuando este autocar partio desde Madrid “Novios es mas laborioso, pero haces amigas. En el infimo de los casos, por 20 euros has viajado, comido asi­ como cenado”.

Hijos de estas caravanas

“Estoy aca debido a esa caravana”, explica Jose Serveto, juez de Plan (Huesca, 150 habitantes). Sus padres, Jose, convecino del pais, asi­ como Maximina, residente en Valencia, se conocieron en los tres dias que duro la primera salida de solteras, en 1985. Se casaron a los seis meses, llevan 3 decadas juntos. “Tienen dos aniversarios el de nupcias y el de partida. Mi madre tenia por lo tanto 29 anos de vida asi­ como mi padre, 41”.

Una decena sobre matrimonios e hijos surgieron sobre aquella primera partida de hembras. “Ibamos tres buses llenos. Al completo el poblacion estaba pendiente de nosotras. Hasta dio un concierto Labordeta. ”, recuerda Maximina. Tras escribirse a lo largo de seis meses asi­ como verse dos veces, Jose, ganadero, viajo a Valencia para pedirle consentimiento a su progenitor Con El Fin De casarse con ella. “Me costo un poco dejar la poblacion para ir al pais, aunque estaba extremadamente ilusionada. El es extremadamente romantico”.

Acerca de la casa

Reportera sobre la seccion sobre Espana desde 2006. Los jueves publica la columna en Madrid, Kilometro cero. A lo largo de la semana comenta las redes sociales en Anatomia de Twitter asi­ como realiza entrevistas Con El Fin De la serie Conversaciones a la contra. Especialista en memoria historica, ha texto dos libros, Valientes desplazandolo hacia el pelo Vidas Robadas (Aguilar).